Últimas Noticias

Más noticias

VI FERIA AGROTURÍSTICA COMERCIAL Y GANADERA DE PRUNA

VI FERIA AGROTURÍSTICA COMERCIAL Y GANADERA DE PRUNA

Los días 15 y 16 de junio podremos disfrutar de esta gran Feria, contando el último día a las diez de la noche con la actuación de Miguel Tena

28/05/2019

IX FERIA DEL PERRO

IX FERIA DEL PERRO

Los días 15 y 16 de junio podremos disfrutar de esta gran Feria

28/05/2019

JORNADAS TÉCNICAS SOBRE EL BIENESTAR ANIMAL EN EXPLOTACIONES DE GANADO EQUINO

JORNADAS TÉCNICAS SOBRE EL BIENESTAR ANIMAL EN EXPLOTACIONES DE GANADO EQUINO

El próximo 11 de junio, tendrán lugar estas jornadas en la casa de la cultura

28/05/2019

CARNAVAL DE PRUNA 2019

CARNAVAL DE PRUNA 2019

El próximo 23 de Febrero celebraremos nuestro Carnaval, donde habrá todo tipo de sorpresas, premios,... ¡Participa!

05/02/2019

Jueves Santo

Al sufrimiento del espíritu, tristeza, angustia y soledad de Getsemaní, siguió el dolor corporal y físico de la flagelación, en un contexto saturado de toda clase de vejaciones y desprecios. Entre los romanos, al flagelado que había sido condenado a muerte se le estimaba carente de todo derecho como persona y de toda consideración como humano, y quedaba totalmente a merced de los verdugos; a menudo se desmayaba bajo los golpes y no raramente perdía la vida. Jesús aquella noche fue de Herodes a Pilato, acabó convertido en deshecho humano, varón de dolores, como había escrito el profeta Isaías: «No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta».

Aunque los Evangelios no lo refieran expresamente, María, además de las referencias que le darían las personas allegadas, pudo ver a su Hijo, maltrecho y desfigurado, en alguno de sus traslados de unas a otras autoridades, y cuando Pilato lo presentó ante la muchedumbre, y cuando ésta gritó que lo crucificara... Tuvo que oír a Pilato que lo iba a castigar, que lo entregaba para que lo azotaran..., y luego ver en qué había quedado el hijo de sus entrañas. Sin duda, la espada de que le había hablado el anciano Simeón, le iba atravesando el alma.

Estas escenas pueden revivirse en Pruna la noche del Jueves Santo, cuando nuestro Nazareno vestido de blanco y con las manos atadas procesiona en medio del gran silencio que lo llena todo.

Años antes este paso no salía sólo sino que lo acompañaba su Santísima Madre.

 

FOTOS:

http://picasaweb.google.com/imporrass/JUEVESSANTO2010PARTEI#

http://picasaweb.google.com/imporrass/JUEVESSANTO2010PARTEII#

http://picasaweb.google.com/imporrass/JuevesSantoEnPruna#

¿Te ha gustado?
¡Comparte!